Logo Amway

Blog oficial Amway Panamá

  • cuidado de la piel
  • G&H
  • Proteccion Solar
  • Tipos de piel
  • piel

La importancia del protector solar

10-01-2022

La expresión “tomar el sol” normalmente se asocia con toallas en la arena, trajes de baño, agua y mucho calor. Pero la acción de tomar el sol se realiza cada vez que sales al exterior y está el sol, así de simple, incluso si está tapado por nubes o si es invierno y cae nieve.

 

El bello sol que resplandece y nos da calor, también emana unos rayos ultravioleta conocidos como rayos UVA y UVB, los cuales al estar en contacto con tu piel por mucho tiempo, pueden provocar quemaduras y hasta cáncer en la piel.

Además de esto, el exceso de sol sin protección nos provoca arrugas y manchas, deteriora la elastina y el colágeno, y es la principal causa del envejecimiento prematuro. Así que piensa en el futuro antes de tirarte al sol por horas.

 

¿Para qué sirve un protector solar?

Siendo la piel el órgano más grande de nuestro cuerpo, debemos darle la atención y cuidad debido, es por eso que se insiste en la importancia de el uso de los protectores solares. Estos productos son diseñados para actuar como una barrera entre la piel y los rayos ultravioleta. La mayoría de ellos contienen filtros minerales que reflejan la luz ultravioleta y filtros químicos que absorben la luz y la convierten en calor para que tu piel no se queme. Los hay en distintas presentaciones como spray, aceite, crema, loción o gel.

 

A la hora de elegir un protector solar, debemos tomar en cuenta el FPS, es decir, el nivel de factor de protección solar. Este número que ves en todos las etiquetas de los protectores solares significa que si el producto tiene un FPS 15, te protege 15 veces más el tiempo que tu piel resiste la exposición del sol antes de quemarse. Entre más grande el número mayor tiempo de protección.

 

¿Cómo saber qué FPS usar?

Las pieles claras necesitan protegerse más del sol que las pieles oscuras, de forma que cada tipo de piel requiere un FPS específico.

 

Para elegir el factor de protección que más te convenga debes tomar en cuenta tu  fototipo, es decir, la capacidad de tu piel para asimilar la radiación solar, así como también la cantidad de tiempo que pasas bajo el sol.

 

  • Fototipo I: Piel muy blanca que se quema intensamente. Se aconseja un FPS de 50 o más.
  • Fototipo II: Piel clara que se quema fácilmente. Se recomienda un FPS de 50 o más.
  • Fototipo III: Piel de las razas caucásicas (europeas) que se quema con moderación. Se recomienda un FPS de entre 30 y 50.
  • Fototipo IV: Piel ligeramente oscura (razas mediterráneas). Se quema moderadamente. Se recomienda un FPS de entre 15 y 20.
  • Fototipo V: Piel típica de las personas amerindias e hispanas. Rara vez se quema. Se aconseja un FPS de 10.
  • Fototipo VI: Piel de las personas de raza negra. No se quema y requieren una protección mínima.

 

Aún así, si tu estilo de vida requiere que estés constantemente bajo el sol es mejor que uses el FPS con mayor protección.

 

¿Cómo debe usarse el protector solar?

Los protectores solares deben aplicarse en las zonas que estarán expuestas al sol 30 minutos antes para que todos los ingredientes se absorban en la piel. Es muy importante reaplicarse el protector solar en cantidades iguales a la primera aplicación cada 2 horas, cada 40 minutos si nadas o sudas de forma abundante y cada vez que te seques con una toalla.

 

En cuanto a la cantidad, es fundamental aplicar una cantidad generosa. Para la cara se recomienda dos líneas extendidas en dos dedos, y para el cuerpo, un aproximado de dos cucharas (30 ml), pero esto dependerá de las dimensiones de cada cuerpo. 

 

Recuerda que el sol no es el villano, de hecho es bueno para la salud si se toma de la manera adecuada. Así que toma el sol, protege tu piel y vive la vida como tú la quieres.